Kale - berza - superalimentos

Quinoa, bayas de goji, semillas de chía, kale, aguacate, té matcha, açaí, cacao, bimi… tal vez no los conozcas todos, pero estoy seguro de que te sonarán algunos de ellos. Todos han sido considerados (o aún lo son) “superalimentos”. Yo no voy a hablar uno por uno de ellos, sólo diré que la mayor parte de ellos son alimentos nutritivos o muy nutritivos, pero nada más, ninguno de ellos va a conseguir que tu dieta sea más sana por sí solo.

Algo común a todas las modas, es que las consumimos sin preguntarnos su razón de ser, algo que pasa con la ropa y también con la industria del deporte, con su Crossfit, Running, Trail Running o Triatlón (si es Ironman mejor) entre otros. La cuestión es consumir, da igual el qué.

Con la comida pasa algo parecido, de repente, ciertos alimentos que no habíamos consumido hasta la fecha pasan a ser la panacea y la solución a todos nuestros problemas. Algunos de ellos, como pasa con la ropa y el deporte, pasan de moda, entonces ya dejamos de consumirlos.
Pero lo más relevante para mí es que la mayoría de estos alimentos son totalmente prescindibles y podemos sustituirlos por alimentos disponibles localmente y que se adaptan más a nuestra cultura y condiciones climáticas. No quiero decir con esto que no sean alimentos nutritivos ni que los desaconseje, sólo me gustaría que los consumiésemos de una forma un poquito más consciente y responsable, ya que muchas veces no sabemos de donde vienen, ni en qué condiciones han sido cultivados.

Un ejemplo muy significativo de lo influidos que estamos por el marketing es el “kale”, un ingrediente fundamental en nuestra cocina gallega, la berza. El repollo, la coliflor, el brócoli o la lombarda pertenecen a la misma familia, aunque no tengan tanto glamour como el mencionado kale.

Mientras que estamos sumergidos en el mundo de los alimentos milagrosos, en España en 2016 no consumimos el mínimo recomendado de frutas y hortalizas frescas, que se sitúa en 300 g/día para las hortalizas y 360 g/día para la fruta. En 2016, según el Panel de Consumo Alimentario, consumimos en España 270 g de fruta cada día y 165 g de hortalizas.

No hacemos lo básico, lo que todos ya sabemos que es lo más adecuado, que es consumir más fruta y verdura, y sin embargo nos perdemos en mil y un alimentos “milagrosos” que nos prometen todas las bondades conocidas.